9 jun. 2018

My Fitness Journey- ¿Cómo bajé 20 kg en un año?

¡Hola a todas!
Volvì. Màs de 365 dìas despuès, volvì al blog. Volvì a escribir.
Entre las muchas cosas que tengo para contarles, no podìa decidirme CUÀL era màs importante.
Entonces, se me hizo la luz. 
¡¿Porquè no contarles la experiencia màs importante de mì ùltimo año?!
Haber bajado màs de 20 kg.
MY FITNESS JOURNEY. El primer post de Fitness, de muchos.
Welcome!
fitness. lossing weight



Dejé de fumar aproximadamente en Abril -Mayo del año 2014. Cuándo cuento ésto, muchas personas me preguntan, si era mucho lo que fumaba, y confieso, que si bien logré dejar en mi 3er intento, cada vez que retomé el cigarrillo, fué peor que antes; motivo por el cuál en los últimos 6 meses antes del gran paso, fumaba entre 2 y 3 paquetes de 20 cigarrillos por día. (Sí, lo sé, una bestialidad).
Logré dejar con un impulso, y una promesa.
DEJANDO DE FUMAR
No voy a adentrarme en el proceso, las que quieran saberlo, me pueden pedir un post acerca de eso.
Cuándo dejé de fumar pesaba 57 kg. Yo mido 1,67 cm, por lo que estaba bien, y si aumentaba hasta 60 kg, no pasaba nada. Igualmente decídí cuidarme en las comidas para no sufrir el famoso aumento de peso, después de dejar  de fumar. Así llegué a Abril del 2015, cumpliendo mi primer año sin fumar. No habpia engordado nada más de 2 kg, me veía y me sentía bárbara, asíque cometí el TREMENDO error de pensar que si no habpia engordado hasta ahi, no lo haría más.
CÓMO DE UN DÍA A OTRO AUMENTÉ MÁS DE 20 KG
 Mi metabolismo siempre fué "Comer y no engordar". Ante la ansiedad, siempre me prendía un cigarrillo, entonces, NUNCA supe lo que era "Comer por ansiedad", porque todo lo procesaba con la nicotina; y más allá de encontrarme con que tenía una GRAN cantidad de ansiedad, algún tiempo después de haber dejado, comencé a experimentar el sabor de la comida, que había perdido por la nicotina, así cómo el olfato. No voy a entrar en detalles, pero básicamentem dos meses después de haber cumplido un año sin fumar, comencé a notar que estaba algo más "Rellenita". OJO, me encantaba; tenía más cola y lolas, y  la panza chatita, cómo siempre. Al tiempo, y de golpe, comencé a notar que se me acentuaban los "Flotadores" ( cómo les llama la mayoría). Ahí noté que estaba subiendo de peso. Traté de hacerme un tratamiento estético con Ultracavitación, pero lejos de hacerme efecto, tuvo su efecto rebote, y quedé peor que antes. Comenzó a perderse mi cintura, y mis brazos también. Para Octubre del 2016 pesaba aproximadamente 75 kg. Me dolían las rodillas, me molestaba acostarme, porque "Sentía" los rollos que se doblaban en mi panza. Para mí, que jamás había tenido que hacer dietas, que jamás había tenido peso extra en mi cuerpo, era todo nuevo y molesto. Intenté hacer dietas inútilmente, pero todas me habían llevado a esos 75 kg.
EL MOMENTO EN QUE DECIDÍ CAMBIAR
Fué largo el camino de la decisión, porque aún hoy no recuerdo en QUÉ momento ocurrió la suba de peso acelerada (¿Acaso era la nueva Regina George?). El punto, es que me puse a ver fotos, y de pronto me topé con ésta foto, que fué la que me ayudó a entender que TENÍA que hacer algo, sino quería que fuesen más de 30 kg los que tenía que bajar.


Ésta es la famosa foto, que provocó llanto, angustia y que exteriorizó el odio que ya me profesaba en el espejo, al pasar los 10 kilos, y conforme los tratamientos no funcionaban.

La foto que ven, es la foto que logré sacarme cuándo ya estába en más de 20 kilos.
Para Enero 2017, ya estaba en plan de bajar de peso, y en Febrero y Marzo, ya había bajado algo, pero era lento, y SABÍA que si quería hacer un cambio real, tenía que volver a reactivar mi metabolismo, cambiando la manera de comer, y por sobre todo y principal EMPEZAR A ENTRENAR.

No obstante a mis decisiones, para las que no saben, estuve trabajando más de un año, para una conocida marca de cosmética natural, lo que con los horarios y rotaciones de local en local, no me permitían entrenar ni ordenarme en mis hábitos alimenticios.

¡Les juro que me las vi negras! En Abril del 2017, tras tres meses de postergar empezar el gimnasio, planifiqué en mi cabeza un plan acorde a lo que yo sabía de mi cuerpo, y de mis años anteriores cómo deportista: reactivar mi metabolismo y cambiar la alimentación, a través del deporte y un entrenamiento DIARIO. Si yo quería llegar a mi peso ideal, tenía un año aproximadamente para lograrlo, y  si comenzaba en Abril-Mayo, a Diciembre-Enero, llegaba a mis 60 kg, tranquilamente.
Así fué que una tarde de Mayo comencé a entrenar después de más de 3 años sin hacer deporte, en Open Park.
MIS PRIMERAS RUTINAS Y LA ANSIEDAD DE VER UN CAMBIO
Empecé el gimnasio con una verguenza tremenda. Hoy puedo decirlo, porque recuerdo la verguenza que me daba ir en Musculosa, shortcitos, etc... No podía. Entonces, me propuse una meta: Hasta no bajar los primeros 10 kg, no iba a usar musculosas, iba a ir de remeras con manguita corta y calzas largas.
Así llegué a Septiembre del 2017. A ésta altura, había decidido no pesarme más. Porque desde hacía meses seguía pesando entre 70 y 68 kg, pero el número nunca bajaba. Los chicos de Open, me explicaban que tenía que entender, que no podía manejarme siempre por la balanza, porque al hacer Fitness, yo estaba trabajando la masa muscular, y ganando masa muscular, motivo por el cuál, la balanza seguía marcando lo mismo. Que confiara en el proceso, que ya iba a apreciar cuánto había bajado. Para Diciembre/Enero  sen notaban cambios en mis piernas, estaban más marcadas y ya no se me juntaban. Pero ÉL cambio, se comenzó a dar en Febrero 2018.

Antes y Después
LOGRAR LO PROPUESTO EN MENOS DE UN AÑO
Antes que nada fué CONSTANCIA y comer sano.
Para cuándo había bajado 10 kg, me propuse hacer cambios radicales en mi alimentación. Decidí REDUCIR al mínimo el consumo de harinas, aumentar el consumo de verduras, pollo y pescado, mucha fruta y MUCHA agua. ¡OJO! Siempre me di el gusto de todo, porque descubrí que no hay que matarse para bajar de peso. El secreto ( según MI experiencia), es comer sano, y darte los gustos. Si de pronto te dan ganas de comer helado, no te prives. Comé un vasito de helado y listo, pero no te comas 1/4 o 1/2 Kg, porque claramente eso no es sacarte las ganas, es comer por comer.
De esa manera, al llegar a febrero, cuándo me pesé, para mi sorpresa ( siempre esperaba estar clavada en 68 kg), pesaba 64 kg. 
Estaba a 4 Kg de mi peso META. Decidí pesarme cada 3 meses, para no estar pendiente, y notar los cambios.
Hoy en Junio del 2018, Estoy aproximadamente en 64 kg, manteniendo, y francamente tampoco sé exactamente, porque no me he pesado aún.
Acá una foto del cambio REAL que se nota en mi cuerpo.


LOGRAR LA META Y MANTENER
Cómo vieron el cambio es ROTUNDO. Sigo con la meta de seguir haciendo fitness, que nunca entendí porqué dejé de hacerlo algúna vez, pero hoy es mi cable a tierra real.
Entreno de Lunes a Viernes, una hora por día, y cómo sano. Tomo mucha agua, y hago las 6 comidas por día.
¿Porqué decidí hacer éste post?
Porque en mi proceso, APRENDÍ MUCHO.
Aprendí que se puede. Que cuesta, pero no es imposible. Para mí sólo fueron 20 kilos ( Y creánme que 20 para mi fueron muchos), pero el desgaste emocional, la angustia, verse fea, no reconocerte en el espejo, taparte, olvidarte de la moda, alejarte de las personas, y llorar en silencio, fueron algo cotidiano durante mucho tiempo, hasta que empecé a ver algúnos cambios en mi cuerpo.
Pero siempre que estaba por frenar, porque no veía cambios, iba en busca de ayuda, de quiénes me entrenaron todos los días, me cambiaron rutinas ( a pesar de que llevana un mes haciéndolas),  y hasta me alentaban, cuándo la única que veía cambios era yo. Hasta me frenaron de tomar quemadores de grasas y esas cosas raras que te quieren vender a veces para acelerar procesos.
Ellos son Emma Perez  , Roque Lico  y Ramiro Alvarez . Los 3 son Personal Trainer, y trabajan en mi GYM, pero sé que dan servicios personalizados acorde a las metas que quieran lograr, y confió en ellos, porque son los que me ayudaron en todo éste proceso.
Básicamente, mi plan ahora es marcarme y terminar de bajar ( sin apuros ya) los últimos 4 kilos, para llegar a mi peso "de siempre", aunque confieso que ya no es tampoco una meta, porque mi meta hoy es marcarme y desarrollar un poco más de masa muscular.
Pero el punto es: SE PUEDE LOGRAR con constancia y perseverancia, sabiendo que no va a ser fácil, pero por sobretodo QUERIENDO.
¡Ese fué mi viaje más fuerte dentro del 2017! Hacer las cosas por mi, para estar bien y trabajar mi imagen, echar para afuera toda esa angustia acumulada, y celebrar que sigo sin fumar, y con un cuerpo que está sano.
Les dejo la foto del antes  y del después para que vean ustedes mismas.
losting weight, fitness
Antes y Después 

¿Ustedes que desafío enfrentaron en todo éste tiempo que estuve ausente?

¡Las invito a seguirme en Instagram para quién no lo haga, a través demi cuenta Mayra.Achar!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejános tu comentario. Contános si te gustó la información o qué tipo de post te gustaría ver más seguido!
Estamos para vos! Y amamos tu opinión!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...